Hermana de José Navarro lo defiende y señala que aún “falta la guinda de la torta”

Un vuelco podría sufrir el caso de la menor de 11 años que fue presuntamente secuestrada por José Navarro en Licantén en febrero pasado.

Tras la audiencia de control de detención de las ocho personas detenidas por tráfico de drogas, entre ellos los abuelos maternos de la menor (leer nota), la hermana de José Navarro, Avelina Navarro, aseguró que su hermano estaba en conocimiento de toda la verdad.

“Todavía falta la guinda de la torta. Falta lo principal que va a rematar todo esto y va a quedar la cagada”, dijo Avelina en las afueras del juzgado de garantía de Licantén mientras se desarrollaba la audiencia de los detenidos, agregando que “todo esto lo encuentro justo”.

La mujer aseguró que José Navarro actuó en defensa de la menor. “Él dijo que lo hizo para proteger a la niña, del abuelo. Mi hermano en todo momento dijo que el caballero lo siguió a él con una escopeta”, sostuvo, añadiendo que ella hubiese hecho lo mismo.

La semana pasada, José Navarro envió una carta desde la cárcel de Rancagua, en la que defendió la sustracción de la menor:

“Mi nombre es José Navarro Labbé, el mismo que estuvo ocho días y siete noches con (la niña), perdidos en los cerros. No fue que yo me haya querido llevar a esta menor, muy por el contrario, ella es quien me solicita mi protección, ya que el abuelo (Rafael Vidal) la quería matar”, comenzó el relato según consigna La Tercera.

La razón para esto, según Navarro, es que la menor habría amenazado a su abuelo con denunciar el supuesto tráfico de droga que mantenía y al que ella había estado expuesta. Según sus antecedentes, la niña ha estado sometida al consumo de cocaína, ha sido descuidada por sus cuidadores y maltratada.

Hasta el viernes ampliaron detención de los abuelos de niña sustraída en Licantén acusados de tráfico de droga, día en que José Navarro será reformalizado por abuso sexual en contra de la menor.