Cientos de murciélagos mueren en Australia con el “cerebro hervido” a causa de ola de calor.

Mientras en Estados Unidos se vive una ola polar extrema, en donde hasta el mar se ha congelado, como es el caso de Massachusetts con temperaturas de -20ºc y más de 20 víctimas fatales, en Australia se vive el caso opuesto, donde las temperaturas  de hasta 44 grados han sido los más calurosos en zonas de Sidney desde 1939.

Algunos de los que se han visto afectados han sido la fauna silvestre de este país, particularmente los “zorros voladores”, murciélagos que literalmente han muerto luego de que su cerebro les ha hervido por el calor.

Según explican expertos, el calor les afecta directamente el cerebro, causándoles un estrés térmico lo que les produce la muerte, sobre todo a murciélagos jóvenes.

Para ayudar a estos animales, rescatistas han tenido que inyectarles líquidos subcutáneos para reanimarlos y salvarles la vida.

Según el Servicio de Información, Rescate y Educación sobre Vida Silvestre (WIRES) la muerte podría llegar a miles los próximos días, sobre todo porque a partir de los 30 grados de calor, estos animales comienzan a tener problemas para regular su temperatura corporal.

Estos animal se dedican a dispersar semillas de arboles nativos y politizan eucaliptos que es el principal alimento de los koalas. Su trabajo nocturno es importante para el equilibrio de la flora de ese país.